martes, 15 de marzo de 2016

ARGUMENTARIO. Por la adscripción inmediata a la universidad de las enseñanzas artísticas superiores como primer paso para la integración. 2016, año de la adscripción. Somos universidad


La adscripción a la Universidad. Preguntas frecuentes (I)

Los centros superiores de enseñanzas artísticas existen porque hay personas que quieren realizar esos estudios. No existen para dar trabajo al profesorado, éste obtiene una plaza en función del alumnado. El profesorado está, en tanto está el alumnado. Por eso en toda esta cuestión parece lógico que a la hora de valorar las opciones para dignificar estas enseñanzas se piense en el alumnado, sin que por ello el profesorado salga perjudicado.
Y al proponer la adscripción con integración, lo que se propone es una medida que favorece al alumnado de forma muy notable, pero también al profesorado comprometido con su función docente, porque les permite mejorar sus condiciones laborales (con una jornada laboral que facilita su carrera artística), sus salarios, y las posibilidades de realizar una carrera investigadora, con todo lo que ello implica especialmente en el vínculo entre investigación e innovación (y en no pocos casos creación).
Este es un argumentario elaborado a partir d elas preguntas que nos están haciendo muchas personas desde diferentes puntos del Estado. Si tienes alguna duda, alguna pregunta, no dudes en enviar un correo (tordeira@gmail.com), que de forma inmediata te responderemos e incorporaremos esa nueva pregunta a este documento. 
¿Qué es eso de la adscripción?
La adscripción implica dos cosas fundamentales: (a) los centros se rigen por la norma universitaria, y (b) los títulos pasan a ser universitarios. Es decir, desaparece la normativa de secundaria y las escuelas o conservatorios pasan a ser facultades, que en lo académico dependen de las universidades, y en lo administrativo de la Consejería del Gobierno Autónomo (financiamiento, salarios, dotaciones…). Los títulos actuales hay que acreditarlos ante la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación) o ante la Agencia Autonómica, pero a través de la universidad, para que sean plenamente universitarios. Con ello se garantiza que todos los titulados superiores puedan obtener título de grado, incluso con carácter retroactivo, pues se puede establecer un mecanismo de reconocimiento de créditos entre títulos LOGSE y títulos LOE. Para los títulos de tres años que ahora son de cuatro se establece un curso puente. Nadie pierde, y todos ganan.
Esa norma está establecida en la Ley Orgánica de Universidades, capítulo 11, y en la LOMCE, que incluye ya la posibilidad de la adscripción.
Ello implica cosas tan interesantes como que desaparecen el Claustro y el Consejo Escolar como órganos colegiados, que se substituyen por la Junta de Centro, en la que tiene representación el alumnado y el personal de administración y servicios, o que desaparecen los actuales departamentos, que se substituyen por departamentos que funcionan como los universitarios, que también cuentan con representación de alumnado. Es decir: MÁS DEMOCRACIA, MÁS TRANSPARENCIA Y MÁS HORIZONTALIDAD EN LA GESTIÓN Y EN LA TOMA DE DECISIONES.
También implica que los centros adscritos puedan presentar títulos de posgrado, que permitan realizar el doctorado. Es decir, se pueden ofrecer doctorados propios, en nuestras especialidades de estudio, los que ahora ofrecen las universidades privadas. Si se hace así, entonces podrá haber doctores en arte dramático, en danza, en música… 
¿Cómo se hace una adscripción?
Mediante un convenio entre una Consejería de Educación y una Universidad. El convenio regula las responsabilidades de cada parte, por lo que es bueno tener claras las cosas que hay que negociar, con lo que sería óptimo que el Ministerio regulase esos convenios mediante un Real Decreto que contemplase aspectos básicos, como ha propuesto la Plataforma. Esos aspectos básicos se pueden consultar en un documento que está en este mismo blog. 
¿Cuánto tiempo lleva pactar una adscripción?
El convenio, habiendo un Real Decreto con la norma básica, puede demorar un mes o dos. Luego los centros tienen que adecuar toda la normativa propia a la norma universitaria, lo que puede demorar tres o cuatro meses. Al mismo tiempo hay que elaborar la Memoria del título, para que la Universidad la presente a la ANECA. Todo esto se puede resolver en un curso escolar.
¿Y quién manda en el centro?
La dirección del centro, claro, supervisada en lo administrativo por la Consejería y en lo académico por la Universidad. Normalmente la Universidad nombra un Delegado del rectorado, que es una persona que supervisa el funcionamiento del centro, pero siempre desde la colaboración. No hay interferencias. 
En qué afecta al alumnado? ¿Se incrementa la matrícula?
No, la matrícula no aumenta, porque se sigue pagando en el Conservatorio o en la Escuela. Lo único que hay que pagar a la universidad es la tasa de inscripción, que puede variar entre 60 / 80 euros.  
¿Y las ratios profesorado /alumnado? ¿Habrá masificación?
Eso es lo que hay que negociar: que las actuales ratios, en función de las características específicas de las enseñanzas, se mantengan. Pero ojo, porque en la Universidad ya hay titulaciones con ratios muy bajas, dado el carácter práctico de las enseñanzas.  Por otra parte hay que señalar que la reforma de Bolonia, en su espíritu, no implicaba la masificación que se dio en España, sino justo lo contrario. En eso España está incumpliendo el espíritu de Bolonia. Los únicos centros que siguen los criterios de Bolonia en cuanto a procesos de enseñanza y aprendizaje son, curiosamente, los centros superiores de enseñanzas artísticas. Por eso hay que mantener las actuales ratios.
¿Cómo queda el alumnado?
Mejor, y de forma muy sensible. Si el convenio se hace bien, y para ello el Real Decreto es fundamental, el alumnado será alumnado universitario a todos los efectos, con lo que puede hacer uso de los servicios de la Universidad, pero igualmente cambian las solicitudes de becas y otras ayudas como Erasmus, derecho a residencias, comedores, uso de bibliotecas, tarjetas de transporte… Y a todo ello hay que sumar el hecho de que puede completar su ciclo de formación (grado y posgrado) en el mismo centro, con la posibilidad futura de integrarse en equipos de investigación del propio centro.
Ya, ya, eso decís ahora, pero alguna trampa habrá…
Bueno siempre se puede preguntar a alumnado de centros adscritos, y curiosamente todas las enseñanzas superiores están en la Universidad, a excepción de las artísticas; hasta las academias militares tienen títulos adscritos. Y en este tiempo se han adscrito y/o integrado enseñanzas de enfermería, educación física, fisioterapia, marina civil (náutica), y tan contentos. Y es que España es uno de los pocos países del mundo en el que las artística superiores están fuera de la Universidad. De los muy pocos. ¿Estará el resto del mundo equivocado?
Bueno, bueno…
Y debemos decir más. En centros como las Escuelas de Artes Plásticas y Superiores de Diseño, engendro monumental que es como si un Instituto ofreciese el Grado en Odontología por tener un Ciclo Superior de Protésico Dental, se está dando la paradoja de que profesorado que carece de titulación superior está impartiendo docencia en títulos superiores, con el plácet de la administración, lo cual es ILEGAL. Por eso muchas escuelas de diseño se han opuesto de forma tajante a la adscripción.
El doctorado, ¿sirve de algo?
Pues sirve, ni más ni menos, para que el profesorado profundice en su área de conocimiento y se convierta en un especialista en la misma. Se pueden hacer doctorados con una dimensión práctica y aplicada vinculada a procesos de creación, interpretación, restauración, sin mayor problema. Como en el resto del mundo, y el resto del mundo no puede estar equivocado. 
Pero, ¿si es tan ventajoso porque no se ha hecho ya?
Porque se dan dado resistencias por ambas partes, tanto desde las escuelas y conservatorios como desde la universidad, pero lo cierto es que desde hace décadas que se escuchan voces demandando la integración. Sin duda esa distancia entre las partes y muchos malentendidos han dificultado el acercamiento, pero quienes estamos trabajando en la universidad como asociados, sabemos de las ventajas que implica ser docente universitario. 
¿Qué es ACESEA?
ACESEA es una asociación de directores y directoras de centros de enseñanzas artísticas, y decimos asociación de directores y directoras porque los centros como tales NO PUEDEN ASOCIARSE, porque ES ILEGAL. Vendrían a ser LA CASTA, y tan casta son que desde hace años no renuevan su página Web, anclada en el pasado como sus formas de pensar. 

¿Y qué opinión tienen?
Siempre contraria, aunque son lo suficientemente sibilinos como para decir que en realidad no se oponen pero que hay vías mejores, como la universidad de las artes. En realidad lo que están haciendo con su posición es favorecer a las universidades privadas que ofrecen enseñanzas artísticas con grados y posgrados, y doctorados. 
¿Y las Universidades de las Artes?
Se trata de instituciones que existen en otros países que cuentan con una tradición propia y en la que toda la enseñanza artística, a veces incluidos los estudios de arquitectura, forman parte de una misma estructura. Pero son universidades a todos los efectos. Para hacer una universidad de las artes en España habría que seguir lo establecido en la Ley Orgánica de Universidades y en el Real Decreto 420/2015, lo que exigiría cumplir unos requisitos en estos momentos imposibles. Pero el problema en realidad es otro, como se explicaba en un artículo reciente. ¿Tiene sentido hacer una Universidad de las Artes en Madrid, para menos de 2.000 alumnos/as cuando en la Comunidad ya existen más de 7 universidades públicas? ¿Y en Murcia? ¿Y en Galicia? En realidad en la Comunidad de Madrid ya se intentó poner en marcha una Universidad de las Artes y sus promotores se encontraron con numerosos problemas y desistieron, a pesar del mucho empeño que pusieron en el intento. La realidad es bien sencilla: con siete institutos de secundaria no se puede hacer una Universidad, y los centros superiores a día de hoy son institutos de secundaria por mucho pedigrí y antigüedad que les queramos conceder.
¿Y los Institutos Superiores de Enseñanzas Artísticas?
En realidad son unidades de gestión de centros sin capacidad académica. El fracaso del Instituto Valenciano, o del Andaluz, o del Aragonés, a la hora de dotar a los centros de más autonomía, en promover programas de I+D+i, en fomentar estudios de doctorado, o para mejorar el estatuto del alumnado, es un síntoma evidente de ese fracaso. Al final es una simple Dirección General que se ocupa de la inspección de los centros. Y suponen un gasto tan elevado como inútil. 
¿Y la integración?
La Plataforma Estatal propone que tras un período de adscripción, para adaptarse a la norma universitaria, los centros puedan integrarse plenamente en la Universidad, y es en ese momento cuando se podrían crear Escuelas Superiores por especialidades, y así podría haber una Escuela Superior de Música y Artes Escénicas (que agrupase las enseñanzas de música, canto, arte dramática o danza), o una Escuela Superior de Diseño y Conservación que agrupase esas dos especialidades de estudios. De esa forma los centros tendrían una masa crítica importante de alumnado y profesorado. Pero eso sólo sería posible tras un período de adscripción.

¿Qué hacemos?
Si estás por la adscripción / integración, envía un correo a todeira@gmail.com, para incluirte en nuestras bases de datos y enviar información. Organízate a nivel de centro para generar un estado de opinión favorable, y súmate a la Plataforma por la Integración. Firma la petición en change.org y no dejes de pensar un solo momento que esta batalla la vamos a ganar. Somos Universidad.

¿Por cierto, y los Partidos Políticos que dicen?
Buena pregunta. Lo veremos cuando se debata la proposición de Ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario